América

#Startrip: Río Secreto en la Riviera Maya

Pin
Send
Share
Send


A pesar de intentar evitarlo, me acabé llevando al #startrip un compañero de viaje nada deseado: el jet-lag. Efectivamente, ese día a las cuatro de la mañana ya tenía los ojos como platos. Más tarde, a una hora más razonable, bajé con Eduardo de Hombrelobo.com a desayunar al restaurante la Marina, situado frente a la piscina interminable del hotel Iberostar Paraíso Maya.

Esa mañana nos habían preparado otra excursión fuera del resort para ir a la reserva natural de Río Secreto. En mi opinión lo mejor de la península del Yucatán son los cenotes. Durante nuestro viaje por el sur de México del año pasado, tuvimos la oportunidad de conocer el cenote Ik-kil, el cenote Dzinup y el Gran Cenote. Estos cenotes están destinados principalmente a bañarse e incluso en el Gran Cenote se podía hacer submarinismo. Al contrario que en estos cenotes, lo que destaca de Río Secreto es que es un río subterráneoque discurre por cuevas. Y allí nos llevaron a hacer una ruta de espeleología.

Al llegar, dividieron el grupo entre angloparlantes y hispanoparlantes y nos presentaron a Jean Paul, que sería nuestro guía durante la visita. Al ser una reserva natural, y para mantener el ecosistema del lugar, antes de entrar hay que ducharse y quitarse todos los agentes químicos que tenemos en el cuerpo (cremas, lociones, antimosquitos… ). Luego nos proporcionaron un casco con luz, un traje de neopreno, unos pies de gato y un chaleco salvavidas. Normalmente, las visitas se hacen en grupos de máximo 8 personas, un guía y un guía fotógrafo que se encarga de inmortalizar el momento. No se puede acceder a Río Secreto con la cámara de fotos propia, aunque si estuviera permitido sería fútil a menos que fuera acuática, porque hay tramos en los que el agua te llega al cuello y hay que nadar.

Río Secreto es una cueva semi-inundada por la que caminamos durante aproximadamente una hora y media. A pesar ser espeleología, el trayecto no es nada complicado y cualquier persona puede hacerlo. Nunca antes había hecho espeleología y fue impresionante, al menos en el Río Secreto.

Pin
Send
Share
Send