Asia

Viaje al norte de la India: guía del viaje de 18 días

Pin
Send
Share
Send


El pasado 8 de enero me embarqué con unas compañeras de trabajo en un viaje que llevaba mucho tiempo queriendo hacer: el norte de la India. Durante muchos meses, estuvimos hablando, planificando y soñando, hasta que por fin llegó el día.

Lo más difícil para mí fue establecer una ruta, porque 19 días parecen muchos, pero en India se quedan en nada. Hay demasiadas cosas para ver en tan poco tiempo. Además, a la planificación teníamos que añadir que el octavo día de viaje debíamos estar en una ciudad con aeropuerto, ya que una de las tres tenía que volver a España antes.

Para planificar ruta, seguimos los consejos de amigos que ya habían visitado el país y que nos fueron de maravilla. Al final nos quedó el siguiente itinerario que cumplimos según lo previsto casi en su totalidad.

Itinerario viaje de 18 días por la India

Día 0: llegada a Delhi
Día 1: Varanasi
Día 2: excursión a Sarnath y Varanasi
Día 3: Varanasi y tren nocturno a Agra
Día 4: Agra
Día 5: visita al Taj Mahal, la cisterna de Abhaneri y llegada a Shekhawati
Día 6: Shekhawati
Día 7: Shekhawati y noche en Jaipur
Día 8: Jaipur y noche en Bundi
Día 9: Bundi
Día 10: Bundi
Día 11: Bundi y tren nocturno a Jaisalmer
Día 12: Jaisalmer
Día 13: Jaisalmer y el desierto del Thar
Día 14: Jaisalmer y tren a Jodhpur
Día 15:Jodhpur y vuelo a Delhi
Día 16: Amritsar y el cierre de la frontera con Pakistán
Día 17: Amritsar (noche en Delhi)
Día 18: Delhi

Vacunas para viajar a la India

No hay vacunas obligatorias para ir a la India, pero se aconsejan las básicas (tétanos, tifus y hepatits A+B). Además, en el centro de vacunación internacional nos pusieron un recordatorio de la polio. Es recomendable pasarse por un centro de vacunación internacional porque así te informan de las pasas que hay actualmente en cada país.

Aparte de las vacunas, hay que ir con mucho cuidado, sobre todo en Delhi, donde hay dengue. Para el dengue no hay vacuna, así que hay que ir cubierto y usar repelente para que no te pique el mosquito que transmite la enfermedad. Cuando fuimos nosotras hacia mucho frío, con lo que íbamos totalmente tapadas, pero una amiga que estuvo el pasado agosto pilló el dengue el último día de viaje y por suerte se le manifestó aquí, así que cuidadín. En verano, durante la temporada de lluvias, también se dan casos de malaria. En el centro de vacunación internacional os dirán en que zonas del país tienen riesgo de Malaria.

Otro factor a tener en cuenta es el tema de la higiene, sobre todo por la comida. Hasta la fecha, es el lugar más sucio en el que he estado, y la prueba irrefutable es que tenía las uñas negras y no había manera de tenerlas limpias nunca. Ese es un simple reflejo de la porquería que hay por todos lados, con lo que fui muy escrupulosa con qué comía y dónde lo comía, y me limpiaba las manos cada dos segundos. Os aconsejo que os llevéis un desinfectante de manos, jabón y toallitas.

Visado para viajar a la India

Es necesario tramitar el visado antes de ir a la India. El visado de turista tiene una validez de seis meses desde la fecha de expedición y es de entrada múltiple, pero entre visita y visita a la India tiene que haber un plazo mínimo de dos meses. El visado lo tramita la empresa Arke BLS y, justo cuando regresamos, abrieron una sucursal en Barcelona en esta dirección:

Calle Primero de Mayo, 9-11 Polígono Industrial Gran Via Sud 08908 - Hospitalet de Llobregat, Barcelona.

El horario de Arke BLS Center Barcelona es de lunes a viernes laborales:
- entrega de documentos para procesar el visado: de 9.00 h a 13.00 h
- información: de 9.00 h a 13.00 h y de 15.00 h a 17.00 h

Teléfono: 93 263 78 48 / 93 263 78 48Fax : 93 263 45 40 Email : [email protected]

Por cierto, Arke Barcelona solo acepta solicitudes en ventanilla y las devuelve por SEUR.

Para hacer la solicitud, hay que rellenar un formulario siguiendo las instrucciones que hay en la web, adjuntar el pasaporte, tres fotos y el recibo bancario de las tasas que se han pagado previamente. El precio es 64,50 euros y si te lo tienen que enviar a casa hay que sumarle 24 euros más. El visado nos tardó 10 días en llegar, aunque seguramente para viajar en verano hay que tramitarlo con bastante más antelación.

Transporte en la India

Respecto al tema del transporte hay un antes y un después en el viaje: Mahendra.

Avión

Empezamos a buscar vuelos a Delhi en octubre, días antes de viajar a Indonesia. Al final encontramos un vuelo con AirFrance por 529 euros, con escala en París, aunque en noviembre ese mismo vuelo estaba por 429 euros. Para entrar en los aeropuertos de India, es necesario tener la tarjeta de embarque o el mail de reserva impreso, si no, los militares que hay en las puertas de la terminal te ponen pegas. De hecho, no te dejan entrar en la terminal hasta un par de horas antes de que salga el vuelo. El último día, nuestro avión salía a las 1.45 am y llegamos al aeropuerto a las 18h y no nos querían dejar pasar, pero le puse cara de pena y el militar nos dejó entrar.

Al pasar el control de seguridad, hay una cola para hombres y otra para mujeres. A las mujeres las hacen entrar en una cabina para cachearlas. Es muy importante que te pongan una etiqueta con sello en todas las bolsas que indica que han pasado por el control seguridad. Al embarcar te lo miran y si no la tienes te hacen volver a pasar. A nosotras nos pasó en Jodhpur, porque perdimos una etiqueta de una maleta y cuando estábamos embarcando tuvimos que volver a pasar el control de seguridad. Por suerte, el aeropuerto de Jodhpur es pequeño, pero si nos hubiera pasado en Delhi hubiéramos sufrido.

Coche con conductor

Básicamente, el 80% del viaje lo hicimos con transporte público (aviones internos y tren) y los tres días que visitamos Shekhawati lo hicimos con un conductor. En principio, teníamos pensado buscar un conductor en Agra para visitar esa zona, pero justo un par de semanas antes de irnos, cené con dos grandes amigos: Marta y Enric, que habían estado en India en dos ocasiones y me dieron el teléfono de un contacto suyo por si teníamos cualquier imprevisto en el viaje y así tener a alguien de confianza que nos pudiera ayudar. El contacto era Mahendra Singh, el conductor que les había acompañado en su primer viaje y que ahora era un buen amigo. Con esas buenas referencias, decidí escribirle para preguntarle si esos tres días estaría libre y, por suerte, así fue. Mahendra es una persona buena y, además, tiene familia en la zona de Shekhawati, con lo que, en lugar de hacer turismo, parecía que estamos visitando a viejos amigos. Lo recomiendo a todo el mundo.

Además, tiene contactos con muchos hoteles y le hacen muchos descuentos, con lo que te puede sacar habitaciones por muy buen precio. El precio del coche con conductor suele ser de unos 35 euros por día, pero depende de la cantidad de gente, del tipo de coche y de la ruta. Lo mejor es pedirle presupuesto: [email protected]

Tren en la India

El resto de días nos movimos con tren y avión. Todos los trenes y aviones los reservamos en la web Cleartrip. A cambio de un pequeño importe, esta web te ahorra problemas a la hora de hacer las reservas, ya que la web oficial de los trenes indios es bastante complicada.

Las mejores categorías son la AC1, AC2 y la AC3. La AC1 es primera clase, y normalmente solo hay un vagón (con lo que rápidamente se agotan las plazas). La AC2 es la segunda clase y la AC3 la tercera clase. Nosotras viajamos en las tres categorías y las tres son buenas. Las literas de la AC3 dejan poco espacio para estar sentado en ellas, pero nada más. Personalmente, encontré que los trenes estaban muy bien. Eran como los que usábamos para ir al pueblo hace 20 años, y fue como una regresión en el tiempo.

La categorías AC incluyen aire acondicionado en verano y calefacción en invierno. Además, en el tren encontramos que cada litera tenía sábanas limpias y mantas. Recomiendo comprar los billetes con tiempo, porque las primeras clases se agotan muy rápido. Si queréis más información sobre los trenes y las clases, os recomiendo que visitéis el blog de Víctor: Mi patria son mis zapatos que me ayudó mucho para organizar el viaje.

Vuelos internos
Es fácil encontrar ofertas para volar dentro de India y lo mejor de todo es que te ahorran muchas horas de tren. Nostras volamos con JetAirways en dos ocasiones y es una buena línea aérea. El vuelo salió bastante puntual y encima nos dieron de comer. Por otro lado, Kingfisher nos anuló dos vuelos y Air India nos cobró un vuelo y luego lo canceló.

Una cosa a tener muy en cuenta es que hay que llevar el billete electrónico impreso para poder entrar en la terminal del aeropuerto y, sobre todo, que el equipaje de mano tenga el sello que indica que ha pasado por seguridad, porque si no, al embarcar te hacen volver a pasar el control.

Para moverse por las ciudades, casi siempre contratábamos motos rickshaws. Son ideales para dos o tres personas en ciudades no muy grandes. Lo malo es que son descubiertas y pasamos un poco de frío. Con los taxis, rickshaws y ciclo-rickshaws se tiene que negociar el precio antes de subir para así ahorrarse malentendidos.

En Nueva Delhi, que es una ciudad enorme, lo mejor es contratar un coche con conductor todo el día. Nosotras contratamos uno de los chóferes de Mahendra y estuvimos con él todo el día, desde la mañana hasta que nos dejó en el aeropuerto para volver a casa.

Hoteles del viaje a la India

Al principio de hacer las reservas, tuvimos un problema y es que enviamos muchos correos pidiendo disponibilidad y precios y de algunos hoteles aún estamos esperando un respuesta. Hay que hacerlo con tiempo, porque la palabra inmediato no existe en la India y en la mayoría de sitios llegaron a tardar más de dos semanas en contestarnos. Nos alojamos en los siguientes hoteles:

Delhi

Tree of life. El hotel está muy bien, pero es bastante caro para los precios de Delhi. En realidad, lo reservamos porque fueron los únicos que nos contestaron inmediatamente a los correos de reserva, y por eso en Delhi acabamos durmiendo aquí. La habitación triple nos costó 4.500 rupias (72€, una barbaridad) y encima la cama supletoria se limitaba a un colchón en el suelo. Además, tuvimos que hacer el pago del 100% por adelantado vía Paypal cuando hicimos la reserva, con la mala suerte que semanas después empezamos a recibir las contestaciones de otros hoteles. Así que mi consejo es que reservéis con tiempo y tengáis paciencia en recibir las contestaciones. Además, por recogernos en el aeropuerto nos cobraron 900 rupias (14,5€) cuando, por supuesto, es más barato.

Hotel Godwin Deluxe. En principio, nuestra última noche en Delhi la íbamos a pasar en un hotel mucho más cutre y más barato, pero a esas alturas estábamos cansadas de no tener duchas de agua caliente decentes y dormir sobre tablas de madera. Mahendra nos consiguió este hotel por 2.500 rupias (40€) la habitación doble con desayuno. Cuando vimos la ducha con hidromasaje casi lloramos de alegría. La habitación era supermoderna, limpia y con una de las camas más cómodas en las que he dormido en la India. El hotel esta a 15 minutos andando de la estación de Delhi e incluye el desayuno.

Varanasi
Scindhia Guest House. No sé si recomendaros este hotel. La habitación no estaba mal, pero el baño estaba sucio y apenas salía agua caliente de la ducha. En verano no hubiera sido un problema, pero con el frío que hacía en enero lo pasamos bastante mal, sobre todo porque la ventana del baño no tenía cristal. Por otro lado, hay que destacar la amabilidad, simpatía y paciencia del director del hotel, que a pesar de las penalidades del lugar, siempre estuvo dispuesto a ayudarnos y aconsejarnos. Habitación triple con baño y balcón: 950 rupias (15,40€). Internet 1 hora: 100 rupias (1,6€).

Pin
Send
Share
Send