América

Viaje por el sur de México, ¡Nos vamos a México!

Pin
Send
Share
Send


Tanto tiempo esperando y ya están aquí: las vacaciones de «verano». Este año, por motivos varios, dividiremos las vacaciones en dos. Personalmente, prefiero hacer como mínimo tres semanas seguidas para poder hacer una desconexión laboral más grande, pero lo positivo es que podremos hacer dos viajes «grandes» este año. El destino escogido es uno de esos que para nada estaban en el «top ten» de mis destinos en mente, pero tras los feed-backs de varios compañeros de trabajo se nos puso en la cabeza. ¡Nos vamos a MÉXICO!

Calle típica mexicana. Foto de Sónia Carrete.

Con el destino fijado y las fechas más o menos establecidas, empezó lo más difícil: la búsqueda de vuelos. En mayo es temporada baja en México y tenía esperanzas de encontrar alguna oferta, pero nada bajaba de 800 euros, hasta que un día de febrero se obró el milagro y encontramos un vuelo a Cancún con escala en Filadelfia (US Airways) por 460 euros. Ni que decir tiene, que esa misma mañana acabamos de confirmar fechas en nuestras respectivas empresas y esa misma tarde lo compramos. Obviamente, al día siguiente había desaparecido.

¿Que por qué entramos por Cancún y no por DF? Básicamente porque lo que queremos visitar es Chiapas y Yucatán, y como solo tenemosdos semanas, hemos tenido que descartar muchas cosas. Aun así, el recorrido, si todo sale según lo previsto, será el siguiente:

Llegaremos a Cancún por la noche y pasaremos una noche en el Hostel Quetzal, que está a diez minutos andando de la estación de autobuses. Aparte de por la buenas críticas, lo hemos escogido por su ubicación, ya que a la mañana siguiente saldremos huyendo pies para que os quiero de Cancún y cogeremos un autobús en dirección a Chichen Itzá, nueva maravilla del mundo y donde pasaremos una noche en el Hotel Dolores Alba.

Chichen Itzá, nueva maravilla del mundo mundial, es un must. Foto de Sónia Carrete.

La noche siguiente la pasaremos en Mérida, ciudad colonial del estado de Yucatán. Desde Mérida se pueden hacer muchas excursiones como a Uxmal, Kabah, Ek-Balam, y las reservas de Celestún y Río Lagartos, pero eso ya lo decidiremos sobre la marcha. En Mérida nos alojaremos una noche en el Hotel Luz en Yucatán que está situado en el centro de la ciudad.

En los estados de Yucatán y Quintana Roo abundan los cenotes. Foto de Sónia Carrete.

Desde Mérida cogeremos el primer autobús nocturno del viaje. Las distancias en México son enooooormes y el único medio de trasporte público para moverse por algunas zonas del país es el autobús. En menos de ocho horas nocturnas nos plantaremos en Palenque, ciudad famosa por sus ruinas y perteneciente al estado de Chiapas. En realidad, lo que más me atrae de visitar México, a parte de las maravillosas ruinas mayas, es toda la zona de Chiapas, ya que según mi punto de vista, la riviera maya no deja de ser un Lloret o un Benidorm para americanos, y eso a mí no me atrae en absoluto.

Maravillas naturales en Chiapas. Foto de Sónia Carrete.

En Palenque pasaremos dos noches en El Panchan, que es un complejo muy hippy y muy conocido por los viajeros que está en medio de la selva, así que tendremos la oportunidad de dormir en una cabaña en un árbol. Tras visitar varias ruinas situadas en las proximidades de Palenque, subiremos a un autobús y, tras 4 horas por una carretera tortuosa, llegaremos a San Cristóbal de las Casas. San Cristóbal tampoco es la capital administrativa del estado de Chiapas, pero se considera la capital cultural y desde ella se puede acceder a muchos pueblos y parajes naturales increíbles. En San Cristóbal, como todo el mundo me ha recomendado que me quede el máximo de días posibles, dormiremos 4 noches en el Bela B&B.

Pin
Send
Share
Send